Se busca evaluar el método de observación física de los residuos macroscópicos para la determinación de la posible distancia de disparo para el fusil Galíl AR calibre 5,56 mm y su respectiva munición, con el fin de precisar y mejorar la interpretación de los conceptos forenses frente a las investigaciones de policías y militares en el marco del conflicto armado colombiano. El diseño aplicado es de tipo observacional descriptivo. Usando un fusil de asalto Galil AR 5,56 mm y munición Indumil de igual calibre, se realizan series de disparos de prueba contra piezas de tela como superficie de impacto, con rangos desde el contacto hasta los 2,5 m y se verifica la presencia de residuos de disparo sobre el soporte con el método de observación física por parte de un médico forense con amplia experiencia y de un experto en balística. Se encuentra que los rangos de distancia descritos por la literatura médica no se correlacionan con los obtenidos en la práctica. Adicionalmente, el método de observación física es dependiente de la experiencia y nivel de conocimiento del perito, siendo falible, lo cual puede acarrear errores en la interpretación de los hallazgos de necropsia acerca de la posible distancia de disparo. La inadecuada obtención e interpretación de los hallazgos forenses por parte de los peritos y operadores judiciales puede llevar a la toma de decisiones de manera inadecuada y a veces injusta. Cuando se determina la existencia de residuos de disparo, se debe realizar un análisis contextualizado en el marco de la conducción de hostilidades y no apresurarse a concluir sobre violaciones de DHH o infracciones al DIH.

Add a comment

Su composición

Los propelentes convencionales consisten en mezclas de uno o más explosivos con diferentes aditivos, formulados y procesados cuidadosamente para evitar su iniciación (detonación), siendo el nitrato de celulosa el ingrediente principal no sólo para los propelentes convencionales, sino también para los propelentes empleados en rocket. Add a comment

1-balisticaEn la ciudad de Londres en el año 1835 no había cuerpo de policía, tan solo un pequeño grupo de “ayudantes” reclutados por el juez de paz de Wesminster Hemry Fielding, a los que se les conocía como los “Bow Street Runners”, dedicado a investigar los crímenes utilizando métodos poco ortodoxos, e incluso no muy legales.

Henry Goddard, uno de estos “peculiares investigadores”, al observar una bala extraída del cuerpo de una víctima de un asesinato, se percató de la existencia de una llamativa protuberancia o abultamiento en la misma.

Dado que por aquélla época las armas de fuego eran de avancarga y los tiradores habitualmente hacían mediante un molde sus propios proyectiles, nuestro avezado investigador pensó que si encontraba el molde encontraría al asesino.

Add a comment

El propelente iniciador

El iniciador puede definirse como la fuente de energía principal para iniciar la carga del propelente. Inicialmente puede cumplir el objetivo de ser su propio iniciador.


Para inflamar las cargas de propelentes se requiere de esta fuente de energía (cebo), para cuyo efecto, se utiliza normalmente la pólvora negra de grano fino. El único inconveniente que presenta ella es la cantidad de productos abrasivos que genera después de su combustión. Sin embargo se pueden ocupar otros iniciadores como el cordón de nitrocelulosa siendo sus desventajas, la dependencia que tiene con el grado de nitración y que las presiones generadas son mayores que la pólvora negra. Podemos distinguir tres tipos principales de iniciadores.

Add a comment

 Este es un tema muy interesante y que no todos los profesionales conocen en profundidad. De ahí la cantidad de errores que se suelen cometer a la hora de hacer referencia a un cartucho o a un calibre determinado. El fallo más habitual lo presenciamos muchas veces en conversaciones con otros agentes de policía, sean del cuerpo que sean, pues el tema resulta desconocido por lo general para los profesionales del ramo, sin que la pertenencia a determinados cuerpos o unidades pueda atribuir un dominio del asunto. También es habitual oír en televisión y demás medios de prensa, cómo profesionales de la información dicen verdaderas barbaridades al hablar del arma y/o cartucho que determinados delincuentes o agentes de policía usaron en la acción protagonista de la noticia.

 

Add a comment