Enfoque pericial de vanguardia en Investigaciones

A través, de la eficacia tecnológica en el análisis proporcionada por equipos como los espectrofotómetros de absorción atómica con horno y espectrómetros de plasma-masa y la destreza de los peritos balísticos que con sus kits especiales de toma de muestras de disparos, acuden a los distintos sitios del suceso, la Policía de Investigaciones y sus laboratorios de criminalística entregan un respaldo analítico pericial sólido, a los distintos Tribunales Orales del país..



 

Recientemente, la opinión pública ha visto casos impactantes donde jóvenes mujeres y barristas deportivos, entre otros, han protagonizado hechos de sangre, donde las armas de fuego son las que gatillan rigurosas investigaciones criminales por parte del personal institucional. Pero dichos casos tienen también otro denominador común: la metodología de vanguardia utilizada en el sistema de muestreo para residuos de disparo.

Se puede definir el “residuo de disparo” como las partículas y gases que son expulsados desde el arma de fuego cuando es disparada. Estos compuestos pueden ser principalmente de origen químico orgánico tales como la nitroglicerina, proveniente del propulsor o pólvora; o de tipo químico inorgánico como los nitritos y nitratos provenientes de la deflagración de la pólvora y los metales como el plomo, bario y antimonio constituyentes del fulminante.

La historia de metodologías de laboratorio orientadas a establecer si un individuo ha disparado un arma de fuego comienza en el año 1930 con la implementación del análisis
químico, destinado a establecer la presencia de nitrato proveniente de la combustión de la pólvora, la que está constituida, principalmente, por nitrocelulosa. Esta determinación
fue posteriormente modificada con el objetivo de aumentar su especificidad, estableciendo la presencia del nitrito (Test de Griess, prueba de Walker), debido a la abundancia que presentan los nitratos en el medio ambiente.

En los años 70, la determinación de nitritos como medio de prueba para el disparo de un arma de fuego comenzó a ser cuestionada por los mismos analistas forenses, a raíz de lo
cual se empezaron a utilizar técnicas instrumentales destinadas a establecer la presencia de residuos o partículas metálicas, provenientes principalmente de los compuestos químicos contenidos en la cápsula fulminante, estableciendo para ello que los elementos de mayor importancia para el forense son plomo, bario y antimonio. Para este nuevo enfoque pericial se comenzaron a utilizar metodologías tales como la Activación Neutrónica (NAA), Espectroscopía de Absorción Atómica con Horno (FAAS), Microscopía de Barrido Electrónico con Energía Dispersiva de Rayos X (SEM-EDX) y Espectroscopia de Plasma-Masa (ICP-MS).

Chile hasta principios del año 2006, presentaba un considerable atraso en la implementación de técnicas instrumentales para análisis de “residuos de disparos”, lo cual tiene una mayor relevancia con la implementación de la Reforma Procesal Penal y la necesidad de presentar ante el Tribunal Oral, un peritaje con un respaldo analítico sólido.


Análisis de residuos en el Lacrim Kit de toma de muestras diseñado por la Sección Química del Laboratorio Regional La Serena y fabricado por una empresa regional.

Con el objeto de aumentar las capacidades analíticas de la Sección Química y Física a nivel nacional, la Policía Civil adquirió dos espectrofotómetros de absorción atómica
con horno para los Laboratorios Regionales de La Serena e Iquique, posteriormente un espectrómetro de plasma-masa para el Lacrim Central y, por último, un espectrofotómetro de absorción atómica con horno para el Laboratorio Regional de Puerto Montt.

El trabajo realizado en el Laboratorio de La Serena empezó a comienzos de 2004 con la implementación de la técnica de Análisis de Residuos de Disparo en el Espectrofotómetro de Absorción Atómica con Horno (FAAS), actualizando y modificando protocolos internacionales. La siguiente etapa consistió en la generación de una base de datos de residuos de disparo, positivos y negativos. La importancia de generar resultados a partir de muestras obtenidas de disparos efectuados en el laboratorio, tiene como objetivo establecer los parámetros para realizar la conclusión del informe pericial, debido a que se determina en forma cualitativa y cuantitativa los elementos como plomo, bario y antimonio, además de visualizar la proporción entre ellos.

                           
       (Pasos de análisis pericial)
      Disparo del arma de fuego.
Toma de muestras de residuos de disparo.
           Análisis de muestras.

La Sección Química del Laboratorio Regional La Serena, comenzó a utilizar esta nueva técnica, previa aprobación por parte del Laboratorio Central, en febrero del 2006, efectuando el primer informe pericial químico de residuos de disparos en marzo, constituyéndose este peritaje en pionero a nivel nacional.

Paralelamente, se diseñó un sistema de toma de muestras para este análisis, dando lugar a un kit. El procedimiento contempla la extracción de muestras desde ambas manos tanto de víctimas como de sospechosos en casos que involucren el uso de armas de fuego. Este kit fue distribuido durante noviembre de 2006, a las diferentes unidades policiales de la IV Región, previa capacitación de los detectives y asistentes policiales.

De esta forma, la IV Región es pionera en la utilización de un sistema de muestreo para residuos de disparo por parte del personal que concurre al sitio del suceso, teniendo presente que este tipo de evidencia debe ser recolectada a la brevedad, debido a la disminución de las partículas de residuos de disparo, a partir de aproximadamente dos horas de ocurrido el hecho, situación que influye directamente en la calidad
del análisis de laboratorio.


Sistemas como el IBIS de identificación Balística, así como equipamiento tales como los espectrofotómetros de absorción atómica con horno y espectrómetros de plasma-masa – que establecen la composición elemental (plomo, antimonio y bario) de una muestra dubitada, así como su concentración y proporción-, son los que apoyan la labor pericial de los expertos balísticos de la institución.


El desarrollo de este procedimiento, que incluye la toma de muestras y el análisis químico, pone a la vanguardia a la Policía de Investigaciones de Chile y a sus laboratorios de criminalística para la participación institucional en un Juicio Oral.

 


fuente: http://www.investigaciones.cl/


Publicidad