Aún cuando  el estado  de  la  dentadura   de un  individuo   cambia   en el  curso  de la  vida,  es reproducible,  comparable  y  medible  en   cualquier   aspecto  en el  tiempo.  Además,  así como  las   marcas  de   huellas  digitales,  un  análisis   científico  y  objetivo  de las  variables  dentarias   anteriores  y  posteriores  a  la  muerte   son  asequibles.

 La  comparación   anterior    y posterior  a  la  muerte   tiene  como   base  de  datos  la  presencia,  posición,  anatomía    restauración  y  patología   de  las  piezas  dentarias.   Son  considerados   además  elementos   únicos,  la  impresión  de  las   rugosidades   palatinas, pliegues    de la  superficie  labial  y  características  radiográficas   sobresalientes  de  maxilares  y senos   frontales.  Se  acepta   además  por  la  Sociedad,  la  capacidad   del  dentista   para  reconocer  los  procedimientos  que   ha  empleado).

 Muchas  pesquizas  se  refieren  a  la  obtención   o   interpretación   de  registros  logrados  como  aporte  del  sector  privado,  sin embargo  muchos  se  obtienen  de  Escuelas  Dentales,  Hospitales,  Clínicas,  Prisiones,  Fuerzas  Armadas.

 

LINEAMIENTOS  PARA  LA  IDENTIFICACION  DENTAL


 Aún cuando  la  información   dental   puede  lograr  la  identificación  de  un  cuerpo  irreconocible,  la   identificación  de  restos  dentales resulta  particularmente  útil  cuando  el  occiso   está  esqueletizado,  descompuesto, quemado  a   desmembrado.   Cada  una  de  estas  situaciones   forenses  plantea   distintos  problemas  técnicos.   Las  guías   de  identificación   corporal  ayudan  al  dentista  a  dilucidar  por   comparación.


EVIDENCIAS  DE  MUESTRAS   DE  MORDEDURAS

Principios  Básicos:

-  La   mayor   parte  de las  lesiones  por  mordeduras  registradas  anualmente    corresponden  a  animales.   Representan   el  1%    de  las  emergencias   que  requieren  de  atención    médica.  La   mayoría   corresponde  a   mordeduras  de  perros.  Las  mordeduras   de  animales  pueden  ser  observadas  después  de la muerte   cuando un  cuerpo  no  ha  sido  quemado  o  descubierto  rápidamente.

 

- Corrientemente  las  mordidas  de  insectos  son  hechas  por  hormigas   que  dejan  huellas   de  lesiones   que  erróneamente   se  interpretan  como  anteriores  a  la  muerte.  Mordidas   posteriores  a  la  muerte  producida por  ratas,  perros  o  gatos  carroñeros  son  a   menudo   avulsivas  y  estrechas  o  de  diámetro   menor  que  la  mordedura   humana.

- En  las  lesiones   causadas  por  mordeduras  humanas  no  es  infrecuente   para  quien  provoca   un  acto   agresivo,  que  sea  mordido  por la  víctima   como  acto  de  defensa propia.

- Entre  los  niños   la  mordedura  es  una  forma  de  expresión  que  ocurre  cuando  falta  comunicación.  Pueden   producirse  en altercados   producidos   en  el  curso de  juegos  o  competencias  deportivas.  Es común   en  centros  o  guarderías  infantiles.

- La mordedura autoinferida se observa en el Síndrome de Lesch Nylan.  Se trata de una manifestación mórbida transmitida recesivamente  y de herencia cruzada que se manifiesta  entre otro signo por una  inestabilidad de dolor y mutilación  al morderse los labios.  Es  enfermedad rara y generalmente afecta a los niños y adultos  que han  sufrido abuso sexual.  Estas personas pueden morderse sus propios brazos o manos ante la angustia y tratando de evitar gritar mientras son traumatizados.
     
Las lesiones  consecutivas a mordeduras por animales o  humanas  pueden  infectarse  a provocar infecciones sistemáticas.  Las infecciones  bacterianas secundarias son asociadas  más frecuentemente por mordeduras  humanas que por  animales  ej:  tétano,  TBC, sífilis, actinomicosis y algunas de responsabilidad de estafilo y  estreptococo.

  A través de mordedura humana se ha transmitido complicaciones virales incluyéndose en ello:  hepatitis B,  herpex simple,  citomégalovirus,  potencialmente (sangre, saliva)  HIV  puede ser contagiados.

  La complicación infecciosa más seria  como resultado de mordedura por animales lo constituye  la RABIA por lo que  ha menudo  se procura identificar al animal responsable (control sanitario).  Solo  la mordedura  humana dejada en los tejidos o en objetos inanimados se puede  identificar.

  Las evidencias  por huellas de marcas  de mordeduras se acepta solo recientemente  en algunos  Estados  de U.S.A.   Este  tipo  de evidencias aportados  por  expertos es posible  gracias a la norma FRYE  y a los  reglamentos  de evidencias federales.   Se  trata de disposiciones especiales  que tienen que ver con el aporte de  evidencias científicas admisibles.  En este  sentido la norma  plantea sus condicionantes.

 


1.-  El   principio científico deberá ser reconocido

2.-  Debe ser este  suficientemente respaldado (probado)

3.-  Debe ser incuestionable para la disciplina  a la que pertenece

La presentación del principio debe ser presentada por testimonio experto.  El testigo  que  haga la presentación  debe ser calificado y experto  en la materia expuesta.

Las reglas federales de evidencias  establecen un paradigma de admisibilidad  de evidencia científica que no requiere  necesariamente una norma de aceptación  general.   Mucho depende de los individuales.

Los dientes  como  herramientas de corte  y aprehensión  deben ser aceptados  como marcadores de huellas de mordida en ese contexto.  La dentición  como las huellas  digitales son únicas para cada individuo.  Basta  considerar que  para ello las variaciones  en:  tamaño,  posición,  desgaste,  fracturas,  ubicación en la arcada, diastema,  restauraciones.

La evidencia de marcas de mordida es admitida por ambas  disposiciones  americana que pone además  mejores guías para decisiones  de admisibilidad.  Ningún  desafío a las  bases  científicas de la evidencia de las marcas de mordida ha tenido éxito  bajo ningún  conjunto de normas.


CARACTERISTICAS DE LAS MARCAS DE MORDIDA


Para  evaluar un modelo de huellas, sus características deben ser reconocidas,  distinguibles y  consistente  en su forma,  comparadas  con  la  herramienta que las ocasiona.  Los dientes  tienen esa  condición  específicamente  e  individualmente.   La marca individual  se  describe como  característica interna  de la  huella  de mordida completa.  Los  incisivos  humanos  dejan huellas rectangulares.

La atrición producida por el borde incisal  cuspídeo (canino)  la  huella resultante puede  observarse como  puntos triangulares.  Los  dientes  bicúspides,  dejan  huellas a menudo  como  un número 8.

El tipo  característico  de modelo  de marcas de mordida se refiere a  formas creadas por grupos  de dientes  de ambas  arcadas que impresionan en una superficie mordida.  Se observan modalidades redondas,  ovoides o elípticas,  cuya  variación va asociada con arcos,  cuadrados,  afilados o de forma triangular.


Cuando solo  un arco  contacta  con la superficie, se  forma  una media  luna.  La mayor  dimensión  de una marca de mordida humana adulta no excede corrientemente de 4 cms.

Las características clásicas de un modelo de mordida son generadas por  grupos  de dientes  específicos.  La  dinámica  de la  oclusión  y funciones  musculares deben ser  consideradas  y pueden  incidir en la  marca de mordida.  Las radiaciones  pueden ser por  mal oclusión,  movilidad dentaria  individual  asociada  con enfermedad dental  y por movimientos de la  musculatura  facial al morder.
 
La mal oclusión de clase  II  puede determinar que las superficies palatinas  de los dientes  superiores anteriores  contacten   antes que sus  bordes  incisales  con el material mordido.  Resultando impresiones  en forma   de escudo producidas por  las superficies palatinas  en la  marca de  mordida,  en lugar del patrón  rectangular  habitual asociado con estos dientes.

Fuerzas musculares aberrantes  asociadas con el empuje de la  lengua  pueden alterar el trayecto con el diente  que  hace  contacto con la superficie mordida.  Las disfunciones de ATM  pueden asociarse con desviación de la línea media o con  la  incapacidad para alcanzar el máximo  de apertura  al morder.

Cuando  se les muerde,  muchos  objetos o alimentos tienden a actuar como material  de impresión,  reteniendo las marcas de los dientes.  Fue lo ocurrido con el primer caso llevado a juicio y aceptado por la corte.  Se trataba de un trozo  de queso en el que las marcas del ladrón  sospechoso  lo inculparon.

______________________________________________________________________

Autor:  Prof. Dr. Jaime Mery A.


Publicidad