Nomenclatura de Cartuchería

el Publicado en Balística. Visto: 19833

      

La nomenclatura, vocabulario técnico o semántica propios de la denominación de la cartuchería es la manera precisa y fundamentada para poder hablar sobre ella y conocer sus alcances.
Sin embargo, dicha nomenclatura de los cartuchos, arrastra vicios o tradiciones que confunden y desconciertan a aquellos poco informados en la materia, pues son muchas las variaciones que se constatan. Además, el problema reside en que no sólo se haga mención de un calibre tomando como referente el sistema métrico decimal, o bien el sistema anglosajón donde la mención del calibre se realiza en décimas o en centésimas de unidad, sino que el hecho se agrava, cuando en algunos casos, el calibre se mide según el fondo de estría,
la medida entre los campos del ánima o el del proyectil.
Este artículo tratará de unificar los distintos conceptos sobre el tema,
con el objetivo de hacerlo comprensible.

 

Nomenclatura de los cartuchos de escopeta

Las armas de ánima lisa o escopetas tienen, en general, una nomenclatura específica distinta al resto de las otras armas.
El calibre de una escopeta se expresa en forma indirecta, por el número de balas esféricas de plomo, que se obtienen en referencia al de una libra inglesa (453 gramos de plomo). Si comparamos dos conocidos calibres, el 12 y el 20, de acuerdo con este criterio observamos que el primero es mayor que el segundo, pues su proyectil esférico pesa la doceava parte de una libra, mientras que el otro representa la vigésima parte.
En los calibres pequeños se pierde esta denominación, y se adopta entonces la medida directa, expresándosela, respecto del sistema métrico decimal, con las cifras 9 mm, 12 mm, etc, o bien en milésimas de pulgada, como en el 410.
Existe, además, otra variable a tener en cuenta en este tipo de cartuchería: la longitud de la vaina. Es sabido, que a mayor longitud de la vaina, más potente será el cartucho. En consecuencia, de ninguna manera se puede disparar un cartucho determinado, desde una recámara que sea más corta que él. En cambio, sí puede realizarse la operación inversa, es decir, que si tenemos un cartucho 12 - 70 mm, lo podremos disparar desde una recámara 12 - 76 mm o Magnum (cartucho de gran potencia, cuyo proyectil sobrepasa los 762 m/seg.), pero no desde una 12 - 65 mm.
Al respecto, no puede existir duda alguna, ya que tanto en las armas como en los cartuchos, o bien en sus envases, el fabricante especifica las longitudes respectivas para evitar, precisamente, toda posibilidad de accidentes, ya fueren ellos provocados por equivocación o por error de concepto.

Nomenclatura de los cartuchos de rifle

Teniendo en cuenta su estructura completa, es decir la globalidad de sus aspectos, puede afirmarse que las armas largas rayadas sufrieron un cambio importante, ya que incorporaron la cartuchería metálica.
Inicialmente, habían seguido, respecto de la denominación de sus calibres, un sistema en cierta medida parecido al que se usaba para las escopetas.
Después, cuando éste se redujo, poco a poco, pasaron a denominarse de acuerdo con la medida real y directa del ánima del fusil o rifle. Para ello se empleaba el sistema métrico del área geográfica de su procedencia, pudiéndose, pues, diferenciar dos grupos perfectamente definidos: el centroeuropeo y el anglosajón.

Centroeuropeo: la aparición de la cartuchería metálica en el mundo casi coincidió con la adopción del sistema métrico decimal. Los alemanes, que poseían la más potente industria de armamento del continente europeo y probablemente del mundo, fueron los primeros en aplicar una denominación específica para los cartuchos metálicos.
Consecuentemente, adoptaron el método que a continuación se detalla: el cartucho se definía por dos números, separados por un aspa o signo de multiplicar: la primera cifra se refería al calibre, y la segunda a la longitud de la vaina, ambas expresadas en milímetros.

Ejemplo: 7 x 51 mm, 7,62 x 51 mm.


Anglosajón
: los anglosajones tuvieron una forma semejante para expresar la nomenclatura de sus cartuchos metálicos, ya que también se basaban en su sistema métrico. Así, para medir un calibre, dividieron la pulgada (25,4 mm) en décimas o centésimas. A diferencia del sistema métrico decimal, en donde las fracciones de unidad se escriben con un cero y una coma, seguidos de la cantidad significativa, los anglosajones lo hicieron mediante un punto seguido de la fracción de pulgada correspondiente.

Ejemplo: .308Win. Equivalente a 7,62 x 51, o .50 equivalente a 12,7 mm.


Nomenclatura británica

Los británicos han expresado la nomenclatura -real o nominal- de sus cartuchos por sus calibres y lo han hecho en milésimas de pulgada, cifra seguida por el nombre de su inventor o fabricante quien, bajo patente, era su propietario, al menos durante los primeros años de aparición del producto en el mercado.

Ejemplo: .505 GIBBS.

En muchos casos, a estas dos denominaciones se les añaden otras como BP, NE y magnum, flanged, belted, y también algún otro dato, pero menos significativo.
Las siglas BP y NE suelen encontrarse en los cartuchos de rifle exprés, y sirven para diferenciar las armas y cartuchos de pólvora negra, de aquellas otras de pólvora sin humo o nitrocelulósicas.
BP significa black power (pólvora negra), y NE nitro express, es decir, pólvora sin humo nitrocelulosa. La palabra magnum se refiere a un cartucho de gran potencia, cuyo proyectil sobrepasa los 2.500 pies por segundo (762 m/seg.). Esta denominación -aunque de origen británico- se afianza en EE.UU., donde, en realidad, se le otorgó un contenido publicitario comercial antes que técnico. Las palabras flanged y belted se refieren al cartucho con pestaña o reborde. La primera denominación es usada, generalmente, en armas con cañones basculantes, tipo exprés, mientras que la segunda, cinchada o reforzada en su parte inferior, alude a la frecuente característica de los cartuchos magnum, de rifle de cerrojo.


Nomenclatura norteamericana

La nomenclatura de los cartuchos norteamericanos es mucho más heterogénea que las consideradas anteriormente. Aparecen en ella, enlazados, el sistema métrico decimal y el británico, aunque esta manera de denominación resulta peculiar y de relativo rigor sistémico.
Originariamente, los norteamericanos denominaban a sus cartuchos por tres cifras. Por ejemplo: 45-70-405. La primera indicaba el calibre en décimas de pulgada, la segunda, el peso en grains (1 grain = 15,43 gramos) de la carga de la pólvora negra, y la última, el peso del proyectil también en grains.
Normalmente, sólo se empleaban las dos primeras. Por ejemplo: el .44-40 W; calibre .44 y 40 grains de pólvora negra.



Cuando empezó a utilizarse la pólvora sin humo -con su diversidad de tipos, clases y densidades- su peso dejó de ser significativo. Por esta razón se suprimió tal denominación, aunque el primer cartucho deportivo norteamericano de pólvora sin humo conserva, en su nomenclatura, este sistema: .30-30 Winchester.
El conocido cartucho .30-06 Sprinfield lleva, en su denominación, dos números. El segundo indica el año de su fabricación por parte del ejército -1906- para diferenciarlo de otro anterior -el de 1903- llamado .30-03 Sprinfield.
Otros cartuchos ostentan dos cifras .30-338, las cuales indican que su origen proviene de agotellar una vaina, la del .338 W Magnum, a otro calibre distinto del original, en este caso el .30. Algo similar ocurre con el .25-06, que es un calibre .25, en una vaina del .30-06 Sprinfield.
Entre los últimos cartuchos norteamericanos, encontramos los .243 Winchester, .300 Weatherby Magnum y .280 Remington, los cuales abandonan la tradicional forma de expresar el calibre en décimas de pulgada, como en el .35 Remington. A ello debe añadirse la incorporación de aquellos otros que denominan su calibre según el sistema métrico decimal, como por ejemplo, los 6 mm Remington y 7 mm Remington Magnum.


Nomenclatura de los cartuchos de pistola

La nomenclatura de esta clase de cartuchos es similar a la de las armas largas, pero su sistema resulta más esquemático y simplificado.
Los cartuchos de origen anglosajón se expresan por su calibre -nominal o real- en milésima o centésima de pulgada, seguido por el nombre del fabricante o por el de su primer introductor en el mercado.

Ejemplo: .38 Smith y Wesson Special y el .380 Auto.

Respecto de estas denominaciones, debe consignarse lo siguiente: la referida a Magnum, indica un cartucho de gran velocidad inicial, mientras que la de auto o automatic, indica que son cartuchos de pistolas semiautomáticas, igual a la de ACP, abreviatura del auto colt pistol (para pistola automática colt). Los cartuchos europeos continentales y japoneses se expresan por el calibre en milímetros, seguido por el nombre del fabricante o por el de su inventor.

Ejemplo: 8 mm Nambu, 7,65 mm Browning.

Debe agregarse, que el problema de denominación de los cartuchos adquiere tal magnitud, que, a veces, algunos cartuchos aparentemente distintos, realmente son iguales, y su única diferencia reside en su nomenclatura. Así, por ejemplo:

6,35 mm Browning .......................................... .25 ACP
7,63 mm Mauser.............................................. .30 Mauser
7,65 mm Parabellum........................................ .30 Luger
7,65 mm Browning........................................... .32 ACP
9 mm Parabellum.............................................. 9 mm Luger
9 mm Browning corto....................................... .380 ACP o auto
9 mm largo ..................................................... 9 mm Bergamann
9 mm especial.................................................. 9 mm Browning long
44-40 W......................................................... .44 WCF (Winchester center fire)

Confirmado este hecho, resultará fácil entender la nomenclatura de los cartuchos desarrollados por los británicos y norteamericanos.

Sistema métrico decimal para fusil
Sistema anglosajón para fusil
Calibre
Calibre real
Calibre
Calibre real
.22
5,664
5,56 x 45 mm
5,689
.220 Swift
5,689
7,62 NATO
7,823
.308 Win
7,823
.300 Win
7,823
.30-30
7,823
44-40 Win
10,846
Sistema métrico decimal para pistola y mitra
Sistema anglosajón para pistola y mitra
Calibre
Calibre real
Calibre
Calibre real
.22 long rifle
5,664
6.35 mm
6,350
.25 auto pistol
6,350
7,65 mm Parabellum
7,849
.32 auto pistol
7,874
.32 Colt new police
7,975
.32 Smith y Wesson long
7,950
9 mm Browing long
9,068
.357 Magnum
9,068
9 mm Short
9,068
9 mm Parabellum
9,017
.38 auto pistol
9,119
.38 Colt new police
9,119
.38 long Colt
9,068
.38 special
9,068
.44 Colt
11,277
.44 Magnum
10,922
.44 Smith y Wesson Special
10,947
11,25 mm auto Colt pistol
11,455
.45 auto Colt pistol
11,455
.50 Remington army
13,081


CONCLUSION

Por lo expresado y como conclusión, resulta importante tener en cuenta, para quien se desempeña como encargado de un depósito de munición, o bien de una sala de armas, o responsable del control, administración o manipulación de municiones, conocer de manera precisa las diferentes referencias que emplean los distintos países, para denominar o establecer los calibres de las armas portátiles. Sólo de esta manera se podrá identificar, con seguridad y rápidamente cada munición, a la vez que se conocerán su poder y sus características particulares, en relación con el armamento que las utiliza.

_______________________________________________________________________________

Autor: Sargento Primero Ramón Alfredo Medina 

Fuente: http://www.rs.ejercito.mil.ar/Contenido/Nro655/Revista/nomenclatura.htm

Publicidad