La Criminalística.

el Publicado en Criminalistica. Visto: 7382

      

La Criminalística, es una ciencia multidisciplinaria que reúne conocimientos generales, sistemáticamente ordenados, verificables y experimentables, a fin de estudiar, explicar y predecir el cómo, donde, cuándo quién o quienes del accionar delictivo.
Técnicamente;  se   puede   definir  a   la  Criminalística  como  la  ciencia   multidisciplinaria,   auxiliar  de  la   Justicia,  que estudia  el  delito a fin  de interpretar su modus operandi e identificar a sus  autores.
Es  multidisciplinaria,   por  que  para  sus  objetivos  investigativos  sin tetiza  los conocimientos y técnicas de otras ciencias tales como la Química, Física, Matemática, Medici na, especialidades de la Medicina Forense, Biología, Antropología, Optica, Informática, etc.
La Criminalística se vale de todos los conocimientos, métodos, técnicas y ciencias de investigación posible, en virtud y en cuanto le sea útil a sus objetivos. Tal es el  caso, que amalgama a todas ellas, acorde a sus intereses científicos  para el  estudio del delito.


La mayoría de los autores, coinciden en señalarla como “la ciencia auxiliar del Derecho y del Proceso Penal, con una autonomía, metodología  y técnica propia”.
JIMENEZ de ASUA la señala como la “Ciencia de la pesquiza”.
Manzini la denomina como “el conjunto de conocimientos prácticos multidisciplinario y científico, necesarios a los Jueces,  en cuanto es el peritus peritorum”.
El Dr. MORENO GONZALEZ la define como  “La ciencia que aplica fundamentalmente los conocimientos, técnicas y métodos de las ciencias naturales en el examen del hecho delictuoso, a fin de auxiliar a la Justicia, determinar la existencia del hecho delictivo, re construirlo y señalar   o precisar la intervención de los autores”.

El Dr. DIMAS OLIVEROS SIFONTES la define como “El conjunto de  procedimientos  aplicables  en  la  búsqueda  y  estudio  material  del crimen para llegar a su prueba”.
Según Osvaldo Tiegui; “Acorde a su característica multidisciplinaria, se la señala como la madre de la Investigación Criminal,  por  cuanto  los conocimientos,  tec nicas,  disciplinas  y  ciencias  a  las  cuales recurre acorde a su finalidad (Medicina, Química, Física, Antropología, etc.),  son  capítulos de  su  que hacer  científico.   De tal  manera,  la  Criminalística se halla en un estado superior plenamente articulada con el quehacer Criminológico”.
Personalmente, coincido plenamente con los modernos autores, dando así a la Criminalística su verdadera identidad y jerarquización científica, como la Ciencia multidiciplinaria, autónoma, madre de la tarea investigativa Criminal, auxiliar de la Justicia, cuya tarea se centraliza en la cuidadosa, metodológica y científica investigación de las evidencias materiales, a fin de explicar y predecir el cómo, donde, cuándo y quienes del accionar delictivo, interpretar su modus operandi e identificar a sus autores.

De tal manera-; a fin de documentar y demostrar sus afirmaciones y conclusiones, la Criminalística se vale de la Fotografía y de todo medio documentativo.
Así es que puedo definir a  la Fotografía Judicial,  como la técnica Criminalística, auxiliar  de la Justicia,  que  tiene  por  objeto  la  fiel  documentación de las evidencias materiales (objetos, rastros, huellas, procedimientos periciales, etc.),  a fin de ayudar en la  investigación  y la fiel interpretación de la realidad de los hechos criminales.

Como ya se dijera, el lugar del hecho es el fiel testigo mudo del cómo, cuando y quiénes del accionar delictivo. Dependerá así del investigador, la fiel aplicación del método científico, a fin de lograr la ubicación, protección, recolección, documentación e interpretación de tales caracteres indiciarios. No pasar,  no tocar  ni pisar, sin antes observar y documentar a través de croquis planimétricos y secuencias fotográficas es una regla fundamental  como principio técnico Criminalístico.

Uno de los precursores de esta ciencia llamado Locard  señalaba “Manada de búfalos”, con relación al  mal desempeño del personal, que sin conocimientos técnicos básicos, ingresan al lugar del hecho tocando y alterando las evidencias materiales, sin  posibilidad alguna a reconstruir jamás su estado original  primitivo.
“El tiempo que pasa es la verdad  que huye”, refería con relación a la no  documentación inmediata de las evidencias materiales del hecho y el retardo de las tareas investigativas,  su vinculación  directa  con los primeros pasos metodológicos en la investigación  del hecho que se trate.

La técnica determina la obtención de todas las fotografías necesarias, que puedan describir por sí sola el escenario del suceso, elementos,   cosas,  todo         aspecto relevante investigativo, etc.  de tal manera, que toda persona que no hubiere estado presente en tales actos,  puedan percibir fácilmente y con detalle  toda la información  pertinente,  a fin de poder estar  en condiciones de establecer sus reflexiones y juicio personal del hecho.
El fotógrafo debe intervenir antes de que los elementos sean tocados, movidos, recolectados,  acondicionado, etc. a los fines de poder documentar así,  el  aspecto original del lugar y situación de los diversos elementos, tomando como referencia elementos fijos según se manifestara en la técnica de inspección ocular.
Dicen los artistas fotográficos “Fotografiar es dibujar y narrar con  la luz”.
De tal manera,  el fotógrafo actuante debe ser un experto en la técnica,  con iniciativa personal,  quien deberá  conocer en detalle los pasos aplicables según el hecho que se tratare y los elementos o accesorios fotográficos específicos con que deberá contar,  a fin de cumplir con total eficiencia su labor. Asimismo, en todos los casos, deberá estar dirigido por el especialista Criminalísta, a fin de desarrollar y aplicar con rigor técnico los métodos científicos de investigación y documentación de evidencias.

Así es que la Criminalística surge como una  “Ciencia Detallista”, quien interpreta científica y lógicamente los pequeños detalles indiciarios del lugar del hecho  y  de  los distintos  elementos directamente   vinculados  con  el accionar delictivo.
El Criminalista observa,  estudia,  analiza y obtiene material sensible e información de los pequeños indicios,  interpretando  su presencia y génesis. Investiga sus causales y mecanismos de acción del hecho.
Reconstruye las secuencias lógicas y reales del accionar, demostrando científicamente su naturaleza delictiva.
Aporta las probanzas materiales para la identificación de sus autores. Proporciona material científicamente probado, que sirven al Juzgador  para  determinar la culpabilidad o no de un sujeto.

 


Fuente:   http://www.foropatagonicostj.gov.ar/santacruz/doc/DoctrinaJuridicaPatagonica4.htm

Por el Lic Benito Almilcar Fleita
Jefe Gabinete Criminalístico Forense
Poder Judicial Santa Cruz

Publicidad